Fundación Unicaja apoya nuestro proyecto de Atención Integral

En Málaga se estima aproximadamente que las personas afectadas por una Enfermedad Renal Crónica que se encuentran en estadio ERCA son 1.156 personas, en hemodiálisis 807 y trasplantados alrededor de 3.184 personas. Estas personas afectadas por la enfermedad deben asimilar numerosas pérdidas, relacionadas con la salud, libertad, imagen corporal, hábitos diarios, autonomía, disminución de expectativas en su proyecto de futuro…

En definitiva, se alteran elementos de su identidad, que antes proporcionaban seguridad, y por ello se acaba produciendo una disminución de autoestima. También se produce la pérdida de roles en el ámbito laboral, social, familiar, de pareja y de género, como consecuencia, puede vivirse la enfermedad como falta de autorrealización, ante la pérdida de objetivos, metas personales y proyecciones de futuro.

La atención social y psicológica son recursos de vital importancia para paliar las carencias detectadas en estas personas y todos aquellos problemas que les puede ocasionar la enfermedad. Una alimentación correcta es igual de necesaria en el paciente renal como los fármacos y los tratamientos sustitutivos, y cada caso, tiene sus particularidades y otras patologías asociadas, como la diabetes y la hipertensión, por lo cual, hay que llevar un control personalizado de cada menú. Es importante hacer hincapié en una actividad física adecuada, para ello, existen numerosos estudios que respaldan que una actividad física durante la hemodiálisis favorece la misma.

Debido a esta situación sobrevenida y ante el escenario en el que nos encontramos donde el enfoque de atención a las personas con alguna enfermedad crónica recae en los cuidados dentro del entorno es importante un abordaje que cubra las necesidades de cada caso. La situación de las personas con ERC se ha agravado debido a la epidemia de la COVID-19, la situación socio-económica de estas familias, en la gran mayoría de casos, ya era complicada y difícil debido a que, las personas que se encuentran en hemodiálisis tienen que asistir 3 días a la semana durante 4 horas diarias al centro de diálisis lo que imposibilita en muchos de los casos compatibilizar esto con la vida laboral. Aún más con la situación del estado de alarma y COVID-19 las familias que subsistían con un sueldo en el hogar han sido despedidos/as de sus trabajos o le han cursado un ERTE, ocasionando que la gran mayoría nos esté solicitando ayudas para alimentación, debido a que siendo el único sueldo que entraba en la unidad familiar y viéndose paralizado o exento durante este tiempo, no tienen para comprar productos básicos para cubrir las necesidades básicas de la vida diaria. Por ello nos encontramos ante una población vulnerable por dos motivos, por la cronicidad de la enfermedad y la afectación de la misma siendo pacientes potencialmente en riesgo de exclusión, así como la situación social que se ha creado y que ha afectado a las familias de personas con Enfermedad Renal Crónica. Se han creado problemáticas psicológicas en estas familias, debido al confinamiento y la no normalización de la vida diaria, ocasionando en muchos pacientes trastornos de ansiedad y depresión. En último lugar, señalar también la importancia de la alimentación, ya que los pacientes con ERC tienen limitaciones en la alimentación y debido al confinamiento se están modificando los hábitos de vida, causando en muchas ocasiones variaciones negativas en sus resultados analíticos. Por último, se han creado limitaciones y problemas de movilidad en aquellas personas con ERC debido al confinamiento y la no normalización de la vida diaria.

Cada vez son más los estudios que determinan cómo afecta la COVID-19 a nuestro organismo. Además de los efectos ya conocidos, sobre todo a nivel respiratorio, este virus puede afectar a la función renal de las personas que lo padecen con más virulencia.

Los estudios aún son insuficientes, sobre todo, los que abarcan un período de tiempo mayor, que son los que permitirán analizar dichas consecuencias en su totalidad. Veremos si, pasado un tiempo prudencial, los resultados pueden esclarecer qué porcentaje de personas van a vivir acompañadas de alguna consecuencia crónica y si la enfermedad renal tiene una gran incidencia dentro de este porcentaje.

Por todo ello, ALCER Málaga pretende continuar ofertando una Atención Integral con el fin de mejorar la calidad de vida de estas personas, así como la de sus familiares, dando respuesta mediante una atención personalizada, con una visión holística, concibiendo la calidad de vida más allá de criterios puramente clínicos.

05/10/2021

Sobre ALCER

ALCER-MÁLAGA, la asociación para la lucha contra las enfermedades renales de Málaga, constituida en 1977, declarada de utilidad pública, persigue como objetivo principal: “Contribuir a la ayuda psicológica y física de todas las personas afectadas de enfermedades renales, y sus familiares, así como la prevención y lucha de dichas enfermedades”.

Síguenos en Twitter

Actividades

  • Información y Asesoramiento sobre la ERC
  • Información sobre Discapacidad y Pensiones
  • Asesoramiento dietético-nutricional
  • Bolsa de empleo
  • Apoyo pscológico
  • Fisioterapia
  • Gestión de plazas de diálisis
  • Asesoramiento legal

Síguenos en Facebook

Reserve Cita

¿Necesita ayuda en temas de nutrición, psicología o fisioterapia? Haga su reserva por nuestra web o descargue nuestra aplicación móvil para Android

Contacta con nosotros

Presidenta: Josefa Gómez Ruiz
Avenida Carlos de Haya, 41 1ºB, 29010
952 64 00 36
952 64 12 38
info@alcermalaga.org

Nos encontramos en

Creatividad Somos.plus | © 2017 ALCER Málaga

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies